LA LIBIDO BAJA EN NOSOTRAS LAS MUJERES, ¿QUÉ PASA?

No hay una frase que represente mejor ese momento: “ahora no, me duele la cabeza”. ¿Quién de las que están leyendo este artículo, no ha usado esta excusa o alguna variante para negarse a tener un encuentro sexual con su pareja? Bueno, dada algunas excepciones como puede ser que ya no te pone, en la mayoría de los casos, el problema es que, estás sufriendo de una caída de la libido.

¿POR QUÉ NO QUEREMOS TENER RELACIONES SEXUALES CON NUESTRA PAREJA?

Como les comentaba antes, si la razón es que ya nuestra pareja no nos atrae sexualmente y hemos dejado de quererle, las soluciones son pocas y quedarían limitadas a un calentón fortuito. Pero, ¿qué sucede cuando le seguimos amando, pero por mucho que queramos, no nos provoca hacerle el amor a nuestro marido o novio? Pueden existir variados motivos que provoquen esta falta de apetito sexual, uno de los más modernos es el estrés, que produce un cansancio físico y mental que aleja de la cabeza cualquier tipo de deseo carnal. Otro factor muy común, es la menopausia, ya que el desorden hormonal que se produce en ese periodo de la vida reproductora en la anatomía femenina, sumada a la resequedad vaginal como producto de esta, aleja todo pensamiento sobre el sexo. Los efectos químicos de la menopausia, los calorones, las alteraciones en el humor y las emociones encontradas en relación a sentir que se está envejeciendo son suficiente entretenimiento para la mente, no dejando espacio para pensar en relaciones íntimas.

Las enfermedades y los medicamentos usados para sus tratamientos pueden influir en los procesos hormonales, haciendo decaer la libido. La mujer que sufre de cáncer en lo ovarios, normalmente es tratada con fármacos anticonceptivos, cuyos efectos secundario, entre otros, es la caída del deseo sexual.

Por otra parte, existen asuntos emocionales que influyen negativamente en el contacto sexual. Una persona deprimida, ya de por sí, presenta cómo síntoma la falta de interés en general. Y, si está bajo tratamiento, los medicamentos usados para la depresión hacen decaer la libido.

Un embarazo y parto reciente y la consecuente atención al bebé provoca que, se desvíe la atención hacia la  pareja debido a los cambios de hábitos.

En resumen, las mujeres tenemos más razones, que los hombres, para sufrir de una libido baja, relacionadas con la menopausia, trastornos glandulares, depresión, cansancio físico y mental. Atención a los hijos recién llegados o enfermedades crónicas. Todo esto, sin incluir, los tabúes que nos crearon en casa sobre el sexo, que si bien, cada vez son menos, siguen produciendo problemas en algunas mujeres. Pero, aún hay más, la lista de motivos puede alargarse, ya que hay razones relacionadas con la genética y sociales que influyen de igual manera. Pero, no nos vamos a extender tanto, lo importante es saber que al no querer intimar con nuestra pareja, no estamos teniendo necesariamente un problema de amor hacia él, hay motivos ajenos a su persona que provocan este estado de inapetencia por el sexo.

Por ello, te recomiendo ampliamente, que no le dejes al margen de esto. Es preferible explicarle que tienes problemas para desear tener sexo y que las causas pueden estar en algunas de las anteriores, que insistir con la excusa del “dolor de cabeza” y afectarles en su orgullo.

 A SUBIR LA LIBIDO CON MÉTODOS NATURALES

Las investigaciones relacionadas con encontrar los motivos que impiden mantener una relación sexual, se han centrado mayormente en resolver lo concerniente a los hombres, como la disfunción eréctil, olvidándose, casi en general, en buscar solucionar a los problemas sexuales femeninos. Si bien, la pérdida del apetito sexual, también, se puede presentar en los varones, suele suceder con menos frecuencia que en nosotras. Por esto, hay muy pocos medicamentos farmacéuticos, que ayude a corregir la pérdida de apetito sexual femenina y, esto, sin dejar de lado los efectos secundarios que conlleva el uso de medicinas. En cualquier caso, bien sea para resolver nuestro problema o el de él, lo más importante es la comunicación. Si la caída de libido es nuestra debemos explicarle a nuestro marido lo que nos sucede y, en el caso de ser en él, tenemos que buscar que se sincere, dándole el mejor de nuestro apoyo y entendimiento. Ya comprendido dentro de la pareja que hay un problema, se pasa a buscar soluciones. Estas pueden ser muy variadas, desde juegos eróticos a juguetes sexuales, pasando por cremas o píldoras. Pero, si prefieren soluciones más simples, se debe recurrir a productos naturales como vigorizantes, afrodisiacos, reconstituyentes y potenciadores sexuales. Este tipo de artículos son creados en base a elementos naturales de origen animal o vegetal. Lo que, garantiza una mínima posibilidad de que se produzcan efectos no deseados. Estas soluciones naturista vienen en muchas presentaciones como capsulas, cremas y otras, pudiéndose adquirir libremente en tiendas eróticas o locales de productos naturales.