problemas sexuales menopausia

La sexualidad de nosotras las mujeres está llena de grandes ventajas en lo que se refiere a la seducción y al goce de las relaciones íntimas. Pero, como contraparte debemos sufrir de algunos estados, que son exclusivos a nuestro género. El periodo menstrual es uno de estos momentos, que nos hace vivir fuertes experiencias mensuales, donde se entremezclan dolores, incomodidades higiénicas y trastornantes cambios hormonales. Y de esta manera, pasamos los meses durante un periodo de 35 a 40 años de nuestras vidas. Y, de repente, llega una etapa que nos va a eliminar esos momentos mensuales, pero nos introduce en un nuevo problema, lleno de los mismos factores no deseados. Nos referimos a la Menopausia y los Problemas Sexuales que trae con ella.

Es un hecho bien conocido que, a medida que empezamos a envejecer,  tendemos a ponernos tiesas y, después de cierta edad, podemos perder por completo el interés en las actividades sexuales. Esto puede terminar siendo un problema, cuando nuestra pareja se mantiene sexualmente activo, donde esta situación puede conducir fácilmente a inconvenientes en la relación e, incluso a veces, provocar la separación después de años de matrimonio. En este artículo, voy a hablar acerca de algunas de las maneras en que las mujeres mayores pueden revivir su vida sexual y, también, sobre las razones más comunes que pueden conducir a la disminución de la libido femenina, motivadas por la menopausia.

PRINCIPALES CAUSAS DE LOS PROBLEMAS SEXUALES EN LA MENOPAUSIA

Al entra en esta etapa de la vida sexual de nosotras, nos empezamos a enfrentar a diferentes inconvenientes, tanto físicos como emocionales, que pueden provocar un desinterés total por la actividad sexual

Entre los emocionales puedo nombrar:

Depresión. Muchas de nosotras, llegado este momento, empezamos a sentir una emoción de pérdida, donde pensamos que hemos dejado de ser mujer, ya que nuestra milagrosa facultad de la reproducción, desaparecerá para siempre.

Rabia. Esta emoción puede ir asociada con la anterior, ya que podemos pensar que nos estamos poniendo viejas y se acerca el final de nuestros días.

Rechazo. Algunas mujeres tienden a sentir que, todas las incomodidades, que está viviendo, son producto de ser mujer, causándole molestias hacia el sexo masculino, y rechazando a su pareja por este motivo.

Dentro de los motivos físicos están:

Hormonas. Durante este periodo el cuerpo presenta un total desequilibrio hormonal. Muy especialmente en lo referido a la estrógeno, que es la hormona femenina por excelencia y que está relacionada con todo el proceso sexual.

Calores. Es muy conocida la manifestación de sentir mucho calor corporal cuando las mujeres vivimos esta etapa. Sin duda, suele ser una gran incomodidad y lo menos que deseamos es tener a un hombre encima, provocando más calor.

Resequedad vaginal. El desequilibrio del estrógeno provoca que las glándulas de Bartholini, encargadas de segregar lubricante natural dentro  la vagina para permitir una penetración suave y cómoda, dejen de cumplir su función o lo hagan de manera deficiente.  Esta falta de humedad vaginal produce incomodidad y dolor durante la penetración, haciendo que las mujeres en la menopausia rechacen el contacto sexual.

Todo esto se une a otro problema físico, que si bien no es propio de la menopausia y puede sufrirse mucho antes, al relacionarse con los anteriores, provoca un desinterés total por el sexo. No referimos a la pérdida de elasticidad vaginal, problema muy común en la mayoría de las mujeres cuando llegan a cierta edad. Esto disminuye el roce del pene dentro de la vagina, ya que no se aprieta, disminuyendo considerablemente la sensibilidad  en la vulva y, por lo tanto, el goce del sexo.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA SUPERAR LOS PROBLEMAS SEXUALES PRODUCTO DE LA MENOPAUSIA?

Primero, entender que es un asunto natural y que solo tiene relación con los cambios biológicos de nuestros cuerpos. Por lo que, no por ello, se deja de seguir siendo mujer y femenina, con todas las posibilidades de seguir disfrutando del sexo.

Normalmente, lo primero que hacen las señoras, al llegar a la menopausia, es recurrir a la visita de su médico. Estos suelen mandar tratamientos con fármacos, como la muy conocida Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH). Esta es bastante eficaz en la prevención de la pérdida ósea (osteoporosis) y la resequedad vaginal. Además, da alivio a los sofocos, dolores en las articulaciones y mejora en la calidad del sueño. Pero,  antes de someternos a la Terapia de Reemplazo Hormonal, debemos conocer los posibles riesgos que conlleva este tratamiento,  tales como cáncer de útero, sangrado vaginal, enfermedad hepática, enfermedad arterial coronaria y coágulos de sangre en las venas.

Por otra parte, se puede recurrir a métodos no agresivos como terapias sexuales o el consumo de productos naturales, que puedes adquirir en tiendas de productos eróticos y cuyos ingredientes son de origen vegetal. También, en estos lugares, se pueden obtener lubricantes sexuales para solucionar el problema de la resequedad vaginal.

En resumen, lo importante es encontrar una solución que permita que nos mantengamos activas sexualmente y continúe la armonía en nuestra relación de pareja.…

by