problemas sexuales

Las mujeres tendemos a presentar de manera general una mayor y mejor salud sexual que los hombre. Pero, no por ellos estamos excluidas de sufrir de algunas disfunciones sexuales que, puedan influir negativamente en nuestra vida íntima y de pareja. Entre estos inconvenientes que provocan que perdamos el apetito sexual podemos señalar, dolor ante la penetración, resequedad  vaginal, pérdida de tonalidad en los músculos de las paredes vaginales, entre otros. Las causas de que esto ocurran pueden ser muy variadas. Desde asuntos relacionados con nuestro físico a circunstancias emocionales y psicológicas.  Entre estas últimas, podemos hablar de traumas sexuales anteriores, rechazo a la pareja, depresión, conflictos personales y estrés, por señalar algunos. Por la parte física, tenemos la menopausia, tratamientos médicos y enfermedades crónicas. Normalmente, estas últimas, son las causantes de la mayoría de los síntomas que presentan las mujeres, manifestados como problemas sexuales. Una de las que producen mayores consecuencia y que afecta notablemente la vida sexual de nosotras las mujeres, también ocurre lo mismo con los hombres, es la diabetes. Se ha podido comprobar que, las mujeres que sufren de esta enfermedad pueden tener muchas complicaciones en su actividad sexual. Determinándose, mediante estudios, que en un gran número de caso de mujeres con disfunción sexual, tienen su origen en un diagnóstico de diabetes.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS EN NUESTRA VIDA SEXUAL?

La suma de factores relacionados como los psicológicos, vasculares y afectaciones nerviosas se manifiestan en las mujeres con problemas de resequedad vaginal, disminución del deseo, pérdida de la sensibilidad genital y dificultad para lograr el orgasmo .Cada una de estas consecuencias, traen a su vez, una serie de problema que acaban por destruir el apetio sexual y dejar la intimidad en un tercer plano. Por ejemplo,  la no lubricación sexual conduce a relaciones íntimas dolorosas y traumáticas, que serán evitadas en una próxima ocasión. Además. La lubricación natural de la vagina, cumple, también, la función de limpieza y lavado para eliminar agentes infecciosos del área. Por lo que, aumenta, considerablemente, el  riesgo de infecciones vaginales, que de sufrirse, producen mucha incomodidad para aceptar una penetración. Por otra parte, hay afectaciones emocionales y psicológicas nacidas de la suma de los dos factores, tener diabetes  y sufrir de disfunciones sexuales. Esto trae como consecuencia una baja en la autoestima, depresión y tener la sensación que se ha dejado de ser atractiva. Por ello, si se presenta esta situación, no debe ser desatendida y es necesario afrontarla a tiempo, ya que hay soluciones.

SOLUCIONANDO LOS PROBLEMAS SEXUALES

Las pacientes que son diagnosticadas con diabetes y depresión deben buscar terapia. En muchos casos, pueden ser necesarios el uso de antidepresivos y cambios de hábitos de vida. Por ello, de principio es recomendable la visita a un profesional de la salud especializado. Ya que, este puede determinar exactamente la razón que está provocando el problema sexual. Hay caso, en que el deterior producido por la enfermedad, no es significativo y, por lo tanto, no es el causante del problema. Puede haber factores circunstanciales o anteriores que estén provocando las deficiencias sexuales. Entre ellos, problemas personales, problemas económicos, pérdida de interés en la pareja, estrés laboral, traumas sexuales previos o el mismo tratamiento que se usa para regular los niveles de glucosa en sangre. En este último caso, el cambio de dosis o medicamento pueden terminar con el efecto de disfunción sexual.

Previa a la visita con el médico, es importante hablar con la pareja y explicarles las razones, por las que rechazas el encuentro íntimo. Esto ayudará a que tu amante, no especules sobre los motivo y no se sienta herido por un supuesto rechazo. Además, esta comunicación, te ayudará a sentir más apoyo y trabajar juntos en las soluciones.

Luego, es necesario revisar los hábitos de vida y eliminar todo aquello que pueda producir mayor deterioro físico como el sedentarismo, las mala alimentación y el consumo de productos nocivos como alcohol, tabaco y drogas.

Por último, es recomendable buscar métodos alternativos que ayuden a disminuir las consecuencias sexuales negativas producto de la diabetes. Entre esto, está recurrir a cremas, capsulas y preparados, que pueden ser consumidos o colocados en los genitales para aumentar la libido y la sensibilidad, además de reducir los efectos como la resequedad vaginal. Por ello, los lubricantes sexuales, los afrodisiacos, los potenciadores, los estimulantes sexuales son buenas posibilidades de solución que, puedes encontrar en las tiendas de productos eróticos.

Y, los más importante de todo es que mantengas los niveles de glucosa en la sangre dentro de los niveles adecuados, ya que esto ayudará a que el deterioro se reduzca y detenga, permitiendo que cualquier proceso de recuperación que uses, sea efectivo. Devolviendo, por esta razón, la salud a tus genitales y el tener una vida sexual activa y sana.…