solucion

La resequedad femenina es una de las condiciones más irritantes de las que podemos sufrir las mujeres. Según algunas investigaciones este problema afecta hasta el 40% de todas nosotras, y se produce cuando la vagina no segrega el nivel normal de lubricación durante las relaciones sexuales, los que a su vez provoca dolor durante el coito.

Las glándulas de Bartholin son dos pequeñas glándulas a ambos lados, cerca de la abertura de la vagina que, en una mujer sana excretan normalmente una pequeña cantidad de humedad para evitar que las bacterias se acumulen y para mantener la salud de la zona. Cuando nos excitamos sexualmente, estas glándulas proporcionan secreciones adicionales para permitir que el área esté más húmeda y, así, aumentar la sensación sexual. Cuando la hembra tiene menos estrógeno, como por ejemplo durante la menopausia, las glándulas de Bartholin no pueden producir este lubricante, o se segrega en cantidades insuficientes y la vagina se reseca

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA RESEQUEDAD FEMENINA?

Hay muchas causas de la resequedad vaginal como la diabetes, la menopausia, el estrés, la depresión y el desequilibrio hormonal. También hay una condición conocida como el trastorno orgásmico femenino, donde la mujer no lubrica y no logra experimentar sensaciones eróticas, lo que hace que, ella rechace los encuentros íntimos.

En el caso de la menopausia, la reducción en las cantidades de estrógeno, pueden causar muchos problemas, con frecuencia las mujeres en ese momento rechazan las relaciones sexuales, con la lógica consecuencia negativa con  sus parejas. Muchas señoras recurren a la terapia de reemplazo hormonal para mejorar algunos de los muchos síntomas que aparecen en este período de su vida, pero ya que algunos medicamentos de este tipo se han conectado con el cáncer de mama, han preferido buscar  soluciones alternativas.

Si estás sufriendo de resequedad vaginal, debido a la menopausia o cualquier otra condición, hay soluciones que, pueden ayudar a superar este problema. Entre ellas, las  cremas lubricantes son una buena alternativa,  que pueden devolver la sensación de excitación sexual que se ha estado perdiendo.

La menopausia es una razón biológica segura que causará en todas nosotras problemas de lubricación vaginal,  pero esto se puede presentar en cualquier etapa de la vida de la mujer, ya que hay varias causas probables:

Problemas de pareja. los problemas no resuelto con la pareja pueden llevar a la pérdida del deseo y consecuentemente a la resequedad en la vulva.

Las enfermedades crónicas o enfermedades que causan dolor y fatiga. Entre estas podemos nombrar la artritis, el cáncer, la diabetes y las  insuficiencias renales o cardiacas. Enfermedades graves que afectan en gran medida el estilo de vida, energía y estado psicológico, que a menudo afecta indirectamente avidez sexual.

El síndrome de Sjogren. Esta es una enfermedad autoinmune crónica que afecta a la producción de fluidos lubricantes. Causa dolor vaginal, ya que la resequedad vaginal coital es un síntoma de esta enfermedad.

El estrés, la depresión, la ansiedad.  El estrés generado por las preocupaciones (esto incluye el hecho de querer satisfacer totalmente a su pareja), el estrés, la ansiedad o la depresión en general, reducen el deseo sexual y suelen producir el problema.

La violencia sexual.  Las víctimas de abuso sexual a menudo se quejan de dolor agudo durante el acto sexual. La Razón es la baja o nula producción de lubricante debido al trauma vivido.

Medicamentos: Las píldoras anticonceptivas, que hacen que los niveles de estrógeno varíen, provocan  que las membranas mucosas vaginales se sequen en algunas mujeres. Entre los medicamentos que causan la resequedad vaginal, también, están algunos de los antihistamínicos y fármacos antidepresivos.

Las duchas vaginales: La práctica regular de la ducha vaginal, 3 o más veces al mes, tiende a alterar el equilibrio natural de la flora vaginal y aumenta el riesgo de vaginitis. Como es sabido, uno de los síntomas de este problema es la pérdida de la humedad vaginal y dolor durante el coito.

SOLUCIONES PARA UNA BUENA LUBRICACIÓN VAGINAL

A nivel de estudios médicos y de fármaco es poco lo que se puede encontrar, ya que la atención de las investigaciones se ha centrado más en los problemas masculinos como la disfunción eréctil. Pero, existen algunas soluciones que pueden ayudar enormemente a mejorar esta condición negativa y con desagradables consecuencias para la vida sexual de nosotras las mujeres. Anteriormente, señalábamos el uso de las cremas lubricantes, las cuáles puedes encontrar en muchas tiendas eróticas, fabricadas con productos naturales, como alternativa a la solución del problema. También, es recomendable el uso de los afrodisiacos naturales, que ayudan a aumentar la libido a niveles saludables, pueden potenciar  el deseo y provocar encuentros sexuales más placenteros. De igual manera, un precalentamiento adecuado, ayudaría mucho a aumentar la excitación y de seguro la lubricación.

Si presentas problemas de resequedad vaginal, no dejes de comunicárselo a tu pareja y encontrar entre ambos las mejores soluciones.…